En vez de recurrir a un vuelo con trasbordo en uno de los principales aeropuertos de Berlín, uno de nuestros clientes, utilizó la flexibilidad de un avión de hélice pequeño pudiendo aterrizar en un aeropuerto pequeño ahorrándose así largas esperas y trasbordos innecesarios. Con Deutsche-Privatjet esta flexibilidad es un gran argumento para gozar de nuestro servicio. Así pues nuestro cliente pudo mantener su reunión sin presión de tiempo, ya que el piloto y su avión estuvieron esperando cerca de Osnabrück. Un sistema rápido y flexible de transporte, que ahora nuestros clientes suelen aprovechar.

Atrás