Viajar en clase turística puede ser bastante desagradable: un escaso espacio para las piernas, un modesto catering y unos molestos viajeros sentados a mi lado pueden estropear la alegría de volar y hacer que el viaje a las vacaciones o a una reunión de negocios se convierta en un asunto agotador. Así, surge rápidamente el deseo de huir de la incómoda clase económica y volar de manera más confortable, en la clase business, en la primera clase o en un jet privado. ¿Pero qué diferencias hay y qué ventajas tienen las tres opciones de viaje?

Clase business

La clase business es muy diferente dependiendo de la longitud del trayecto. Especialmente en las rutas cortas, la diferencia con la clase económica es muy pequeña. Normalmente, las filas de asientos tienen las mismas medidas que en la clase económica. Sin embargo, se dejan libres algunos asientos, por ejemplo el asiento del centro de una fila de tres asientos. De esta manera se consigue más espacio para las piernas y una mejor privacidad. También el catering es de mejor calidad y generalmente se sirve en vajilla de porcelana.

Business Class

En rutas más largas, la clase business ofrece claramente un mayor confort en cuanto a la comodidad de los asientos. Asientos más grandes con más distancia con la persona que precede, y además la posibilidad de poner el asiento en posición acostada: muchos pasajeros aprecian estas comodidades adicionales. Además de un mayor confort, también hay más opciones en el catering. Normalmente, las comidas se preparan al momento y pueden elegirse con un menú.

Otras ventajas de la clase business se hacen notar en el entorno del vuelo, independientemente de la longitud del vuelo: los pasajeros de la clase business pueden entrar en el avión generalmente antes de los demás pasajeros y abandonarlo también en primer lugar después del aterrizaje. Además, algunas compañías aéreas grandes tienen salas VIP para sus pasajeros de clase business para que puedan pasar allí el tiempo de espera. Los pasajeros de largas distancias incluso se benefician después del aterrizaje de una sala de bienvenida en la que se pueden recuperar de la fatiga del vuelo y pueden ducharse.

Estas comodidades están sujetas a ciertos costes adicionales: naturalmente, un vuelo en la clase business es más caro que un billete comparable para la clase económica.

Primera clase

En vuelos de línea, el mayor confort lo ofrece la primera clase, pero solo en algunos trayectos de larga distancia. Solo algunos tipos de avión como por ejemplo el Airbus A380 ofrecen suficiente espacio para un área de primera clase y algunas compañías aéreas prescinden conscientemente de ella y prefieren ofrecer más asientos en las categorías de menos lujo. Normalmente, en las rutas de distancia corta y en los trayectos de una distancia extraordinariamente larga no hay primera clase. En los pocos trayectos con primera clase, sin embargo, los pasajeros pueden alegrarse de un alto nivel de confort y de un servicio excelente.

First Class

En comparación con la clase business, la primera clase representa una mejora en muchos aspectos: los cómodos asientos ofrecen todavía más espacio para las piernas y se pueden convertir en una cama. A eso hay que añadirle el aumento de la privacidad. El catering se realiza con un buffet de alta calidad o con comidas exclusivas y bebidas à la carte. El programa de entretenimiento a bordo también destaca de las demás clases gracias a unas pantallas más grandes. Antes y después del vuelo, la primera clase también ofrece mejoras con respecto a la clase business: salas VIP más exclusivas y embarque con mayor prioridad.

Obviamente, la exclusividad de la primera clase tiene su precio, puesto que el billete supera los costes con creces de un vuelo en la clase business. Además, hay que tener en cuenta que la primera clase difiere mucho entre sí en diferentes compañías aéreas en el precio y el confort. Por eso, al reservar en la primera clase, es aconsejable consultar en detalle con la compañía aérea las prestaciones y los precios.

Jet privado

A pesar de todo el confort que ofrecen los vuelos de línea en la clase business o la primera clase, en un jet privado, los pasajeros no están sujetos a los procedimientos normales de un vuelo de línea: en los vuelos de línea, la compañía aérea planifica las rutas y las horas de salida y el embarque también debe realizarse a una hora estipulada por la compañía aérea. Es casi imposible reaccionar de forma flexible ante cambios en los planes a corto plazo o ante retrasos: el avión no espera tampoco a los pasajeros de la primera clase, sino que despega puntualmente, y un cambio de la reserva a corto plazo puede provocar un retraso de varias horas o de incluso un día entero.

Privatjet

Por eso, la ventaja más grande de un jet privado es para muchos pasajeros la flexibilidad. Para despegues y aterrizajes, además de los grandes nodos de transporte, también están disponibles numerosos aeropuertos más pequeños. De este modo, el trayecto desde el lugar donde se encuentren los pasajeros hasta el aeropuerto de salida y del aeropuerto de destino hasta el destino final del viaje es considerablemente más corto, y por tanto también los largos traslados de aeropuerto en tierra.

En cuanto al tiempo, los usuarios de un jet privado también se benefician de una mayor flexibilidad: la hora de despegue puede adaptarse a los deseos de los pasajeros y por lo general pueden cambiarse espontáneamente. Como el embarque es en la General Aviation Terminal, que está menos concurrida, solo es necesario hacerlo un poco antes de la salida, de manera que los pasajeros también ahorran mucho tiempo. Los clientes empresariales pueden, por tanto, reaccionar a corto plazo si una reunión dura más de lo previsto. Y si los turistas están metidos en un atasco de camino al aeropuerto o bien su llegada en tren se retrasa, el jet privado los esperará igualmente.

A bordo del jet privado, a los pasajeros les espera un servicio personal por parte de un acompañante de vuelo contratado para ello. El catering también se puede organizar en base a los deseos individuales. De este modo, los pasajeros se encontrarán con una selección limitada en la carta del menú para elegir, sino también una manutención adaptada a sus gustos. Otro punto importante es la privacidad añadida. Al fin y al cabo, a bordo del jet privado solo se encuentra el grupo turístico para el que se reservó el avión: no hay ningún otro pasajero cuyo comportamiento pudiera comportar una molestia para los viajeros.

Por supuesto, el jet privado ofrece también asientos confortables que satisfacen todas las exigencias de los pasajeros de la clase business y la primera clase. Según el tipo de avión, pueden preverse comodidades adicionales como áreas separadas para trabajar y para dormir, un cuarto de baño con ducha o una sala de estar. Estos equipamientos de lujo, sin embargo, muy a menudo ni siquiera tienen demanda. En vez de ello, tanto los turistas como los viajeros de negocios prefieren aviones pequeños que ofrezcan flexibilidad, privacidad y un confort cómodo sin un lujo exagerado.

Conclusión:

En trayectos cortos, el avión privado ofrece más comodidades que un avión en la clase business. La flexibilidad y el confort supera de lejos los de la clase business, y también el servicio es mucho más individual. En comparación con la primera clase ‒en caso de que esté disponible en el trayecto deseado‒ el jet privado destaca por una mayor flexibilidad y puede compararse en muchas comodidades que ofrece con las mejores ofertas de la primera clase.

Comparar los precios del alquiler de un jet privado y con los de los billetes de las mejores categorías de las compañías aéreas es bastante difícil: naturalmente, un jet privado para una sola persona es casi siempre más caro que el billete correspondiente de un vuelo de línea. En contrapartida, para otros pasajeros no existen más costos adicionales siempre y cuando no hay que proporcionar ningún avión más grande. Esto significa que un vuelo privado para grupos puede valer la pena económicamente hablando.

Contáctenos ahora

Nuestro equipo fiable y experimentado le asesorará y estará disponible las 24 horas del día. Póngase en contacto con nosotros:

Atrás